Page header image
Page header image
Google
Pediatric Advisor Search

WWWCPN
Page header image

Prueba de piel de tuberculosis (TB)

(Tuberculosis Skin Test)

¿Qué es una prueba de piel de tuberculosis?

La prueba de piel de tuberculosis es una prueba que muestra si usted ha sido infectado con la bacteria de la tuberculosis (TB). Esta prueba se llama prueba de piel de tuberculina Mantoux (TST, por sus siglas en inglés).

¿Por qué se hace esta prueba?

La tuberculosis en general causa una enfermedad pulmonar, si bien puede afectar casi cualquier parte del cuerpo. Las infecciones de TB son poco comunes en los Estados Unidos. No obstante, una infección activa de TB puede ser una enfermedad muy grave. La prueba de piel de TB puede detectar la mayoría de las infecciones de TB antes de que la infección sea tan grave como para causar problemas.

La mayoría de las personas infectadas con la bacteria de la tuberculosis tienen una forma de infección llamada TB latente. En general no desarrollan TB activa, lo cual quiere decir que no tienen signos o síntomas de la enfermedad. Las defensas de su cuerpo controlan la infección construyendo una valla alrededor de las bacterias. Esto no elimina las bacterias, pero éstas dejan de crecer. Si tiene TB latente y se debilita o se enferma, su sistema inmunológico deja de trabajar bien y las bacterias de TB se pueden activar. Las bacterias se pueden multiplicar y se puede enfermar.

Si las pruebas muestran que su hijo tiene las bacterias de TB, lo pueden tratar con un medicamento que evitará que aparezca la infección activa y se contagie a los demás.

La mayoría de los niños que viven en los Estados Unidos no se tienen que hacer la prueba rutinariamente. No obstante, los niños que corren alto riesgo de tener tuberculosis se deben hacer la prueba en la piel. El riesgo de un niño puede ser alto si:

  • Ha estado en contacto cercano con personas que tienen, o se sospecha que tienen, tuberculosis.
  • El niño ha viajado a un país donde la TB es común, o ha tenido mucho contacto con una persona que vino de ese país.

Los siguientes niños tienen que hacerse pruebas periódicas de tuberculosis en la piel:

  • Niños que tienen problemas crónicos, como cáncer, diabetes, insuficiencia renal, malnutrición o ciertos tipos de problemas del sistema inmunológico, si han sido expuestos a la tuberculosis
  • Niños con VIH o que están en contacto con personas que tienen VIH
  • Niños que estuvieron en la cárcel
  • Niños que están en contacto con personas sin hogar, residentes de asilos de ancianos, personas detenidas en reclusorios o en la cárcel, o trabajadores agrícolas migrantes

¿Cómo preparo a mi hijo para esta prueba?

En general no se tiene que preparar para esta prueba. No se olvide de llevar a su hijo en 48 a 72 horas para que le examinen la piel. De lo contrario, le tendrán que hacer la prueba de nuevo.

Si tiene alguna pregunta sobre este análisis, consulte con su profesional médico.

¿Cómo se hace la prueba?

Para esta prueba, el profesional médico de su hijo usará una aguja para inyectar una pequeña cantidad de fluido en la capa externa de la piel de su hijo. El fluido contiene proteínas de la bacteria de la tuberculosis. Es como darse una vacuna.

Su profesional médico le dirá que vuelva al consultorio en 2 ó 3 días para examinar el área inyectada.

En las personas mayores se usa un método de 2 pasos, porque tienen una respuesta inmunológica más débil. Si la primera prueba da negativa, se la repite en 7 a 10 días.

¿Qué quieren decir los resultados?

Si después de 2 ó 3 días le aparece a su hijo un área roja y levantada alrededor del sitio de la inyección, quiere decir que probablemente haya sido infectado por la TB. Le medirán el área elevada para ver si es suficientemente grande como para interpretarse como un resultado positivo. Un resultado positivo no quiere decir necesariamente que su hijo tiene una infección activa de TB. La mayoría de las personas cuya prueba de tuberculina es positiva no tienen tuberculosis activa. Una prueba positiva sin la enfermedad activa simplemente quiere decir que en el pasado su hijo ha sido expuesto y ha sido infectado con TB, pero el sistema inmunológico de su cuerpo está manteniendo las bacterias bajo control.

Si su hijo no está infectado, no habrá ninguna reacción en el área de la inyección. Esto es un resultado negativo. También es posible que su hijo no tenga una reacción y fue infectado recientemente (en las últimas 6 semanas).

A veces hacen falta más de 3 días para que la piel muestre una reacción. Si aparece una zona roja después de 3 días, infórmele a su profesional médico. Su profesional médico decidirá si este enrojecimiento se produjo como resultado de una infección de tuberculosis o por otro motivo.

A veces una prueba puede dar un resultado positivo o un resultado negativo falso. Esto quiere decir que la piel de su hijo puede mostrar una reacción si bien no ha sido infectado (positivo falso) o no haya una reacción si bien ha sido infectado (negativo falso).

Esta prueba no permite saber si la infección es latente o activa. Es necesario hacer otras pruebas, como una radiografía de tórax o una muestra de esputo, para saber si esta infección es activa.

Muchas personas fuera de los Estados Unidos han sido vacunadas contra la TB con la vacuna del Bacilo Calmette-Guérin (BCG). Esta vacuna no se da rutinariamente en los Estados Unidos. Puede hacer que la piel reaccione a la prueba de tuberculina, lo cual puede complicar las decisiones sobre el tratamiento. La vacuna BCG puede hacer que la piel reaccione a la prueba de tuberculina, dando la impresión que su hijo tiene tuberculosis cuando en realidad no la tiene. Si su hijo recibió la vacuna BCG, es importante que le informe a su profesional médico.

¿Qué pasa si los resultados de la prueba no son normales?

Si su prueba da positiva, también se la tendrán que hacer sus familiares cercanos.

Los resultados de la prueba son sólo parte de un examen más general que tiene en cuenta la historia clínica y estado de salud actual de su hijo. A veces es necesario repetir una prueba para verificar sus resultados. Hable con su profesional médico sobre los resultados y hágale preguntas, como por ejemplo:

  • Si su hijo se tiene que hacer más pruebas
  • Qué tipo de tratamiento puede necesitar su hijo
  • Cuándo tiene que hacerse su hijo la prueba de vuelta
  • Qué cambios en su estilo de vida, dieta u otros quizás tenga que hacer su hijo

Si tiene alguna pregunta sobre este análisis, consulte con su profesional médico.

Developed by RelayHealth.
Pediatric Advisor 2013.4 published by RelayHealth.
Last modified: 2012-10-31
Last reviewed: 2013-10-10
Este material se revisa periódicamente y está sujeto a cambios en la medida que aparezca nueva información médica. Se proporciona sólo para fines informativos y educativos, y no pretende reemplazar la evaluación, consejo, diagnóstico o tratamiento médico proporcionados por su profesional de atención de la salud.
Copyright ©2013 McKesson Corporation and/or one of its subsidiaries. All rights reserved.
Page footer image